Sigo diciendo NO la Violencia Machista

leone-geraci-1
Autora: Stella Maris Leone Geraci

Otro 25 de noviembre pasó y no puedo dejar de sentarme frente a la computadora para volver a escribir como lo hago desde hace años, antes para el diario, para una página digital o sólo para el blog y las redes sociales, por qué a pesar de los años, todavía debemos seguir hablando hoy más que nunca de Violencia Género.

Cuando hablamos de Violencia de Género, estamos hablando como dice la Ley 26.485 de la República Argentina, de la Violencia que se ejerce hacia una Mujer y no como alguna/os dicen por ahí que también los hombres son víctimas de violencia de género, sería bueno que lean a Enrique Stola (Médico Psiquiatra, Feminista) quien estos días escribía en su página, que los hombres no son víctimas de violencia de género, son víctimas de violencia y está tipificada en Código Penal, la Ley 26.485 sólo se aplica a la violencia que se ejerce hacia la mujer y si queremos ser poco más precisos vamos a utilizar el término Cis – Cisgénero (personas asignadas con un determinado género al nacer con el cual se identifican).

En los últimos meses en Argentina venimos leyendo, escuchando, viendo en todos los medios de comunicación como una de nosotras es asesinada a manos de un violento por día, sigo leyendo que las estadísticas oficiales que nos quieren “vender” que una mujer muere cada 35 o 40 horas y me pregunto ¿qué les pasa? ¿No leen los diarios, no escuchan las radios, no ven la televisión o es que viven en otra Argentina? A veces creo que el Estado (Astado que estuvo ausente y sigue estando ausente, en el tema de la Violencia contra las mujeres) tiene puestas “anteojeras” como las que usan los caballos, para limitar su visión, o acaso los árboles no les permiten ver el bosque; y de esa manera siguen sin reconocer la realidad.

Y entonces muchas de nosotras seguimos pidiendo la emergencia nacional, seguimos pidiendo que se debate la Ley del Aborto en Congreso de la Nación, mientras se lleva adelante el Juicio contra el Estado que Impulsa Alika (Víctima de Trata de Personas), una de nosotras sigue siendo asesinada, sólo por nuestra condición de mujer; y tienes que salir a decir en voz alta y con fuerza, que no es “ni uno menos”, “ni ninguno menos”: a nosotras nos matan por la inseguridad, nos matan porque somos mujeres.

Y en esto de los machismos que nos rodean día a día, que en cuestión de machismo no discrimina de sexo, tanto mujeres como hombres, salen a decir que a veces nosotras nos merecemos ser víctimas de violencia, “algo haría” o escuchamos a “un cantante de rock” que está arraigado en “la cultura de la violación”, dice que nosotras nos merecemos ser violadas, mientras el INADI espera que se disculpe públicamente, acaso con eso alcanza y a los pocos meses la realidad nos enfrentó con el terrible asesinato de Lucía Perez, víctima de esa cultura de la violación, que debemos desculturizar, desarraigar, y para seguir banalizando el tema aparece en los medios una señora abogada diciendo que su clienta fue víctima de violencia de género, cuando se hicieron públicas sus fotos junto a su pareja, donde posaban con animales que habían cazado, en un “deporte” por demás cuestionable en estos tiempos, la sanción social, que se le aplicó a ella y su pareja no es violencia de género, y como abogada debería saberlo, pero claro, a veces es un muy buen negocio económico defender a algunas personas y minimizar la violencia hacia las mujeres, cuando muchas de nosotras no logramos tener acceso a la justicia.

Entre tanto, todavía a pesar de que tantas de nosotras son asesinadas, alguien te dice que la violencia de género es nueva. ¡¡¡¿¿¿Perdón???!!! Nuestras abuelas, bisabuelas sufrían de violencia normalizada, “mi marido me pega lo normal” y de violencia patrimonial cuando no eran dueñas de sus bienes, si heredaba una propiedad esta pasaba a manos del marido, mientras tanto el padre o un hermano eran quienes administraban esos bienes porque nosotras no estábamos capacitadas, según ellos, ¡claro! ¿Cuántas de nosotras una vez que cobramos esa herencia, nos volvimos a quedar sin un peso, muchas veces fuimos abandonadas por nuestros maridos y nos quedamos solas con nuestros hijos? Y no hablemos de aquellas que emigraron, sólo por eso no eran dueñas de cobrar la herencia, siempre había un hermano varón que se quedaba con todo, así que no vengan a decir que la violencia de género es nueva, cuando la ONU (La Organización de las Naciones Unidas) en los años 70 puso el tema en la agenda internacional, para mediados de los años 70 la Organización Panamericana de la Salud comenzó a investigar las características propias de la violencia intrafamiliar y Argentina fue uno de los países investigados, entre el 85 y el 95 se estableció la década de la Mujer y todavía me seguís diciendo que la violencia de género es una cosa reciente, una nueva moda, porque claro antes aparecía en la sección de noticias policiales y era un “crimen pasional”, y hoy aparece en los diarios en la sección sociedad o abriendo informativos y tenemos periodistas con perspectiva de género trabajando para que se le de un tratamiento correcto, riguroso y alejado del morbo, aunque aún queda mucho trabajo por hacer en los medios de comunicación.

Mientras a nosotras se nos critica por hablar, escribir y hacer sobre el tema, este año la Fundación Konex instauró el premio en Estudios de Género, y fueron tres feministas quienes lo recibieron: Diana Maffía, Eva Giberti, Dora Barrancos, mientras Monz Hassan, feminista egipcia, fue premiada con el Nobel Alternativo, premio que no pudo recoger en persona porque el Gobierno egipcio le prohibió salir de su país. Así es como algunas cosas van cambiando, con el liderazgo feminista al frente de las reivindicaciones en defensa de los derechos de las mujeres y una parte de la sociedad va haciendo visibles algunas realidades, están quienes siguen queriendo tapar el sol con un dedo.

Hablo en primera persona de nosotras y no de las mujeres o de ellas, por una simple razón: no puedo excluirme del género femenino, soy parte de él y como vengo sosteniendo hace mucho tiempo, “todas nosotras a lo largo de nuestra vida vamos a ser víctimas de un tipo de violencia”, es por eso que muchas de nosotras seguiremos como hoy yo, escribiendo, haciendo, hablando y luchando para decir NO A LA VIOLENCIA MACHISTA.

Sobre Stella maris Leone geraci

1965, Argentina. Desde 1982 vive y trabaja en Villa Raffo, Tres de Febrero. Buenos Aires. Argentina. Artista Feminista, Artivista

Deja un comentario