Estaba cachonda y me apeteció

Mirando atrás, puedo señalar momentos de mi vida que cambiaron mi percepción de lo que significa ser mujer en una sociedad machista. Aquella vez que, a los doce años, un hombre me gritó “¡rubia, qué tetas, ven un momento!” cuando yo iba camino del instituto. Cuando acompañé a una amiga a comisaría a denunciar una agresión y el policía nos dijo que bueno, que vale, pero es que ella le había dejado entrar en su casa en otras ocasiones. La primera vez que me llamaron puta por dejar que un chico me tocara más de la cuenta. Y esta percepción no se ha alimentado sólo de vivencias. Libros, películas, conversaciones, artículos… Lo que jamás habría esperado es que alguien como Kim Kardashian me diera una lección de feminismo. Pero así fue.

Por si alguna de vosotras ha pasado los últimos años aislada del mundo (cosa que en fondo envidio un poco), Kim Kardashian se ha convertido en una celebridad a base de ser hija de, amiga de y reina de la telerrealidad. En octubre de 2007 comienza a emitirse el reality Keeping Up with the Kardashians. En agosto de ese mismo año se había hecho público un video íntimo en el que mantenía relaciones con su entonces pareja, el rapero Ray J. Kim demandó a la distribuidora, consiguiendo que se reconociera su propiedad sobre el contenido (y cinco millones de dólares, que tampoco son moco de pavo).

Dejando su vida privada a un lado, fue hace pocos años cuando me dejó totalmente deslumbrada. Estaba en pijama, despeinada y mirando tonterías en internet para entretenerme, cuando di con un fragmento del programa. En él, una de sus hermanas le echaba en cara que hubiera consentido dejarse grabar. “¿Por qué hiciste un video sexual?”. Kim, tumbada el sofá, simplemente responde: porque estaba cachonda y me apeteció.

i-was-horny-web

Me dejó boquiabierta. No se disculpó. No se justificó. Ni siquiera pareció sentir un ápice de vergüenza. Y si me dejó boquiabierta es porque no es esa la reacción que se espera de nosotras. Se espera que lloremos. Que nos recluyamos. Que pidamos perdón. Se espera arrepentimiento y vergüenza. De los hombres implicados, los que aparecen en esos vídeos, los que incluso los difunden, no se espera nada. Porque ellos están bien. En un hombre, el deseo sexual es sano y deseable. En una mujer es algo sucio y no del todo transparente, porque siempre hay alguien que pregunta cuál era la intención. Hasta hablando de violaciones hay gente que pregunta qué estaba haciendo ella. Qué llevaba puesto. Por qué se fue con él. Si una mujer manda una foto desnuda, en confianza y como un gesto íntimo, la gente se preguntará por qué lo hizo. Con qué fin, como si necesitara un fin para hacer lo que le dé la gana con su cuerpo. Y la respuesta nos la da Kim Kardashian: porque estaba cachonda y le apeteció.

La próxima vez que conozcamos a una mujer acosada porque alguien haya difundido fotos íntimas, preguntemos por qué se la humilla. Preguntemos con qué fin difunde alguien las imágenes que ha recibido, traicionando esa confianza. Preguntemos por qué se nos anima a ser sexuales y luego se nos castiga cuando cruzamos esa barrera invisible, que nadie nos dijo dónde está exactamente. Y si alguien pregunta por qué envió ella la foto, bueno… digamos que estaba cachonda y le apeteció.

Sobre Suki

Mala mujer. Pero mala malísima.

8 thoughts on “Estaba cachonda y me apeteció

  1. Este fin de semana asistí, de refilón y sin quererlo, a una escena de desamor en el rellano, una ruptura muy agria; y lo único que ella atinaba a decir era “mis fotos; mis fotos, por favor”. Tardé en entender qué quería decir.

  2. Dos cosas a esto:

    El vivir en un mundo machista es vergonzoso como tantas otras cosas. Yo siempre digo, si un tío se acuesta con varias mujeres es la leche, si una mujer lo hace con varios hombres es una puta, no es justo para ellas.

    Por otro lado si hay alguien que difunde un video íntimo es un/una (inserte aquí palabras malsonantes) pero más que eso es una persona sin educación ni visión alguna de lo privado en una pareja. No es que esté mal, es que no debería darse la situación de compartir algo privado, fin.

  3. “Se espera que lloremos. Que nos recluyamos. Que pidamos perdón” No se quien os ha dicho eso o si es que os autoconvenceis de ello. Quiza en Telecinco y cadenas de ese estilo esperan ese tipo de comportamientos en pro de una audiencia de viejas cotorras (donde por cierto gente que no ha hecho nada en su vida como las Kardashian estas ganan pingues beneficios y dejan el feminismo y la lucha feminista a la altura del betún)pero el resto te aseguro que ni queremos ni esperamos eso de vosotras. Dices en tu artículo ‘Aquella vez con 12 años’ y no se si te das cuenta que esos 12 años también han pasado para los hombres y muchos de ellos ahora se avergüenzan de esos comportamientos propios o ajenos. La sociedad va evolucionando aunque sea despacio.
    Tampoco entiendo lo de ‘Se os anima a ser sexuales’. ¿quien os anima, el reggeton, los anuncios de durex? digo yo que ya es hora que vayáis discerniendo entre lo que os anima a hacer quien os considera un objeto y lo que os anima a hacer el resto. Hay otras muchas cosas que para mi son barbaridades y cosas que repetis un poco pero bueno supongo que ya con esto habra legiones de feminas diciendo que soy malvado… pues eso es hetero-opresor!!

  4. No conozco el contexto de los realities; por lo poco que he visto a la gente le da bastante igual todo, mucho narcisismo y muy respondona la gente. Es la dinámica corriente. Claro, así (con tanta ‘respondona’ presente) es lógico que alguna suelte algo que nos mole, aunque todo en general sea una basura. Pero… tengo la intuición de que las mujeres (y las personas en general) con gran poder adquisitivo siempre han sido tratadas con más tolerancia, por condenables que fueran sus acciones, por mala gente que fueran, o simplemente por excéntrica que fuese su vida. Un vídeo sexual es evidente que no destruye a una persona que está haciendo realities: no va a suicidarse. O sea, la frase bien, pero el contexto, la estructura, es muy excluyente. Y no sé si una actriz de reality va a poder hacer que conectemos unas cosas con otras más que a quienes ya tenemos un buen número de basura patriarcal y resistencias conectadas.

Deja un comentario