Cuéntalo. Fui víctima de violencia de género y he decidido romper el silencio

Autora: Ivana Besevic
Autora: Ivana Besevic

 

Me río por no llorar cuando veo en la televisión esos anuncios de “cuéntalo” con una chica llamando al 016 y una sonrisa de oreja a oreja como si de repente se acabaran todos sus problemas. ¿Quién hace esos anuncios? Toda esa gente que pretende ayudar a las víctimas de violencia de género, ¿tienen acaso una ligera idea de lo que es sufrir violencia de género?

Cuando estás atrapada en una relación así piensas que contarlo sólo te va a poner las cosas peor.  Y lo peor no es pensarlo, lo peor es cuando poco a poco empiezas a descubrir que contarlo es peor de lo que pensabas. Con esto no pretendo animar a que otras mujeres se callen. Lo que quiero es que si conocéis a alguna compañera que esté pasando por esto, no la dejéis sola. Nunca. Pase lo que pase.

Primero llamé a la policía. Mi novio destrozó el piso en que vivíamos y me pegó. No era la primera vez, claro, pero fue una de las peores. En aquel momento mi madre estaba en el hospital y no podía llamar a los pocos amigos que tenía en aquella ciudad porque él me había alejado de todo el mundo. No tenía nadie a quién llorarle. Estaba desesperada, con un ataque de ansiedad y lo único que se me ocurrió fue llamar a la policía. Llegaron cuatro hombres y entraron en mi habitación. Se sentaron en mi cama y empezaron a hacerme muchas preguntas a la vez. Yo no hacía más que llorar. No podía parar. Mirara donde mirara sólo veía uniformes azules y zapatos negros. Parecían 100. Empezaron a pedirme sus datos, yo les intentaba explicar que tenía mucho miedo y que no quería que lo buscaran porque me iba a matar. Uno de ellos se empezó a reír. Otro se enfadó y me dijo que si no ponía denuncia que no volviera a llamar, porque les estaba interrumpiendo en su trabajo y no estaban para tonterías. El tercero intentó animarme diciendo que total, me iba a matar igual. Yo sólo quería ayuda. Quería dejar de llorar y esos policías consiguieron justo lo contrario. Me sentía cada vez más sola.

¿Esta es la policía que presume orgullosa en tuiter de actuar en contra de la violencia de género? Primero dejen que las feministas les enseñemos cómo se debe actuar, después actúen y los méritos llegarán solos.

Después mi casero se enteró de lo que había pasado y me echó del piso. Entonces tuve que contárselo a mi madre y todo fue mucho peor. Se puso echa una furia. No entendía como yo, que prácticamente la obligué a abandonar a su maltratador, mi padre, estuviera pasando por lo mismo. Me culpó y me dijo que era estúpida, me dijo que si volvía a hablar con él me echaba de casa. Ella, que ha pasado por lo mismo, no fue capaz de ayudarme. Me encerré más en mi misma y en la relación. No la culpo, sé que sólo tenía miedo por mí y no sabía cómo ayudarme. Nadie nos ha enseñado a defendernos.

Me quedé en casa de mi madre, en el pueblo, y retomé el contacto con mis amigos de siempre. Me apoyaron mucho y me dieron mucho cariño. Me dejé de sentir sola. Empecé a quererme de nuevo, empezaba a volver a ser yo. Pero entonces él volvió a aparecer, y se acabó mi vida otra vez. Aunque era consciente de que volver con él me traería problemas y sufrimiento, por alguna razón, decidí hacerlo. Dependencia emocional, dice mi psicóloga. “Eres imbécil”, dijeron mis amigos. Y se cansaron de verme mal, de consolarme y darme consejos que nunca seguía. Y así me quedé sola. Ellos piensan que para mí no son importantes porque no he tenido en cuenta lo que piensan y elegí volver con él, pero no es así, porque yo no he elegido nada. Mis amigos y mi familia son los que de verdad me importan, porque son quienes realmente me quieren, pero cuando te maltratan psicológicamente, tú no decides, tu maltratador decide por ti.

Cuando pienso en este rechazo que sufro suelo acordarme de los adictos a la droga. Los demás no lo entienden, y el adicto ve el daño que se hace pero no es capaz de salir de ahí. Y la gente cercana se cansa de ayudar pensando que no sirve de nada, y se alejan, empeorando el problema.

Soy una mujer maltratada y me considero feminista, aunque haya quienes piensen que es incompatible. Es un gran estereotipo sobre nosotras. Se nos acusa de tontas, de dejarnos maltratar, de no querer darnos cuenta, de que nos gusta que nos traten así  y una larga lista de tonterías. No somos tontas, no nos dejamos, simplemente no podemos salir de ahí porque estamos atrapadas. El problema del maltrato es que una sola no puede salir. Y lo más normal es que nos abandonen. Así que si tenéis en vuestra vida a una víctima de violencia de género, tened paciencia y queredla mucho. Os pedirá consejos y no los seguirá, pero es lo único que podéis hacer, al menos, que sepa que si se aleja de él, os tiene a vosotres.

Animadnos a contarlo cuando estéis preparados para escucharlo.

5 thoughts on “Cuéntalo. Fui víctima de violencia de género y he decidido romper el silencio

  1. Como amigo de una mujer maltratada, consciente y sabedor de lo que ocurre, cómo se debe actuar si esa mujer decide volver con la persona que la maltrata? A parte de no abandonarla ni llamarla “imbécil”, eso por supuesto, se la debe intentar convencer? Cómo? Gracias.

    1. Intentar convencerla creo que no servirá de nada, si bien manifestarle que actitudes que ella normaliza o justifica no son para nada “normales” ni tienen justificación, desde el respeto, para que sea consciente de que no es la única que ha detectado esta situación. Estar ahí, apoyarla, hacerle saber que tendrá una red de apoyo en el momento en que decida dar el paso, saber que no estará sola porque es un momento muy difícil. Si te sirve, hace un año escribí sobre eso aquí: http://www.jessicafillol.es/2015/04/como-ayudar-a-una-victima-de-violencia-de-genero-o-violencia-domestica/

    2. Hola Santi,

      Estoy de acuerdo con lo que ha dicho Jessica: Tu amiga necesita saber que tiene apoyo incondicional, que no está sola y que hay gente dispuesta a ayudarla. Piensa que tu amiga seguramente sienta que no vale nada, porque es de lo que la ha convencido su maltratador. Así que creo que es importante que SIENTA que tiene quien la cree, la quiere y la apoya.

      Sólo quería aportar una cosa más. Si ella te dice que quiere hacer algo pero que no es capaz de hacerlo, y tú crees que puedes hacerlo por ella, díselo y hazlo. NO te digo que hagas todo por ella, sólo que si te dice que quiere hacer algo pero que no es capaz de hacerlo.

      En mi caso, yo estaba totalmente bloqueada. Era consciente de que tenía que alejarme de él, y que necesitaba hacer terapia para conseguirlo, pero no era capaz ni siquiera de buscar terapeuta. Cuando le conté mi problema a una amiga, ella fue quien me buscó psicóloga, habló con ella y le contó mi caso. Una vez hizo todo eso, me lo contó y me dio el teléfono de la psicóloga, para que yo sólo tuviera que llamar para acordar el día de la primera visita. A mí esto me sirvió de mucho. Parece una tontería, pero no era capaz ni de hacer ese pequeño gesto por mí misma. Así que agradecí mucho que lo hicieran por mí.

  2. Hola Daniela,

    Muchas gracias por compartir tu historia. Me ha gustado mucho tu ejemplo de los adictos a la droga.

    En mi caso, yo también me sentí muy atacada por los míos. Porque al principio minimizaban lo que me pasaba, y después, me hicieron sentir culpable por no saber reaccionar. Y yo estaba como tú, bloqueada. No es que no quisiera alejarme, es que no podía. Y yo intentaba explicar lo de la indefensión aprendida, la manipulación… Pero parece que quien no ha pasado por algo así, no es capaz de entenderlo…

    Me gustaría poder transmitirte que hay mucha gente que te entiende. Que todas las supervivientes hemos pasado por algo más o menos parecido. Y que te entendemos. A mí me encantaría poder darte un abrazo y intentar explicarte que eres fuerte, que estás aguantando lo que muchos ni se imaginan que aguantas, que si puedes con eso, podrás conseguir alejarte de él. A ti ritmo, sin presiones, pero seguro que puedes conseguirlo porque eres más fuerte de lo que ahora te imaginas.

    Te mando un abrazo virtual enorme

Deja un comentario