Príncipes y princesas

frog

 

Desde pequeñas nos venden que en algún momento nuestro “príncipe azul” vendrá para salvarnos, y mientras tanto nosotras debemos esperarle soñando con que ese día llegue. Que el cuento tendrá un final feliz y que cuando nos rescate estaremos juntos y seremos felices para siempre.

En realidad, el cuento no va así. Muchas nos pasamos la vida esperando que esto pase, pero de esta manera lo único que logramos es alimentar una fantasía que no es real, y crear relaciones tóxicas. Tenemos tan interiorizada esta idea del amor romántico, que llegamos a creer que solo eso es el amor verdadero.

Amor no es que te controle ni tenga celos de cualquiera que se te acerque, no es una relación sin problemas, no significa que él sea tu protector y debas obedecerlo, no es una dependencia absoluta, no es morir por amor.

Yo soy la primera que comete errores y que “moriría” por amor, que “necesita” a la otra persona y quiere creer que el amor todo lo puede, pero no es así. Una relación sana evidentemente necesita amor pero también necesita respeto, comunicación, confianza y espacio.

No necesitamos a alguien que nos rescate o que nos complemente, no es obligatorio compartir tu vida con otra persona. La gente olvida que es una elección y comienza a creer que no se es nada si no tienes pareja. Estamos educadas en la fantasía de la media naranja que nos completa y sin la que no podemos ser felices.

Cuando una mujer dice que está soltera, las respuestas pueden ser:

“No se por qué estás soltera, si eres muy guapa”,
“Ya encontrarás al adecuado, aún eres joven”…

No entienden que no es necesario buscar a un “príncipe” y ni siquiera hablemos de lo que ocurre si lo que queremos es una “princesa”Nuestra felicidad debe residir en nosotras mismas, no en otra persona.

No somos el complemento de nadie.

One thought on “Príncipes y princesas

Deja un comentario