No me acoses, la calle también es mía

acoso callejero cat calling
Ilustración por You Silly Goose

Machirulos que me habéis acosado por la calle. Si me habéis llamado “zorra”, “puta”, “fea” o “loca”, de un momento a otro, sé que es porqué os conteste con voz firme y sin miedo. Sí, tras vuestro digno piropo ante el que yo debía pasar avergonzada o con la cabeza agachada como marca la estructura patriarcal que tenéis de vuestro lado. Por ese motivo soy yo la que tiene que andar con inseguridad por las calles. Soy consciente que os hace reír algunas veces mi enfado cuando digo “qué pasa”, “no me conoces de nada” o “haces el ridículo”.

Interrumpís mis pasos y pensamientos cuando pongo los pies en el espacio público y os creéis en vuestro “machito derecho”. No os atrevéis, sin embargo, cuando voy con otro hombre al lado.

Me pregunto, ¿porqué lo hacéis? Pero ya sé la respuesta: mantener vuestro orgullo machito a costa de afectar la libertad de las demás compañeras de esta sociedad. Sé que ni uno ha querido mantener una conversación conmigo, ni tan sólo ligar conmigo. Bien pues, eso de meterse con niñas, chicas y mujeres por las calles demuestra misoginia. Aunque no me toques, sé que con una mirada o un silbido me tratas como un trozo de carne, hasta que me digo “basta”.

Cómo duele ver el acoso sexual callejero con las gafas violetas, pues duele saber la extensión de la misoginia en esta sociedad. Muchas veces me habéis hecho cambiar rutas, de calle o de acera cuando no me ha quedado más remedio. En ésas ocasiones habéis ganado. Pero estáis ahí asomando la cabeza como lobos feroces por decir algo y esfumaros, sin que nadie os diga nada. Y vuelvo yo a ser la histérica por no dejar de soportarlo y desde pequeña lo vives como algo forma individual.

No quiero ser valiente por plantaros cara, quiero ser libre y que se me trate con respeto. No vuelvo a bajar la cabeza. No es una necesidad por la que pasan los hombres ni una imposición que deben sufrir las mujeres, es un problema del machirulo que lleváis dentro y sale para recordarme que no estoy en un lugar seguro para mí, que soy mujer y ando “sola”.

Machirulos del mundo, pensad en lo que digo. No acoséis, educaos, por favor. Las calles también son nuestras y somos ni más ni menos que la mitad de la población. Quiero andar tranquila sin que interrumpáis mi paso porqué sí.

Deseáis a las mujeres sumisas y sobreprotegidas como prueba de misoginia, humillarlas o utilizarlas a vuestro gusto pero sobretodo, resaltar que tenéis el machismo como credo. Siempre en silencio, asomáis y os esfumáis, y ahí queréis que quede yo, como la loca ante el Estado y ante la sociedad.

Deja de tratarme como objeto sin cerebro y sin sangre en las venas.

 

Sobre Lídia R P

Soy graduada en Criminología y estudiante de último curso de Derecho. Me involucro en las causas que parecen perdidas porqué la resignación es la peor opción.

One thought on “No me acoses, la calle también es mía

  1. Me encanto.. varias partes.. El tema es q creo q ellos quizas por algo de genero se atribuyen muchos derechos. De echo incluso el derecho de valorar que mujer fisicamente esta mas buena que otra. Aunque quizas a alguna le valga por completo esto. PEro para ellos ya es todo un derecho. Lo de los acosos, pues si se da mucho sobre todo en paises latinoamericanos o parecidos. Pero a mi me sorprendio que en algunos paises asiaticos es mas moderado o al menos tiene mas decoro. Pero en mi pais, si la chica va en mini-falda le dicen cosas que realmente para las q seguro tienen mas sentido comun, se vuelve un agobio. Yo me encuentro ahora en un pais diferente al mio. De echo me encuentro en la antigua roma. uu siii. Y la verdad q en mi pais y casi siempre suelo vestir muy recada o en todo caso simple. Pero, al saber q eres turista como en mi caso al principio se volvio un poco incomodo la verdad. Ya q yo no estoy acostumbrada mucho a ese tipo de tratos. Felizmente y por estos dias a bajado esto un poco dado q uso algo q me ayuda un poco.. jijii Saludos. y Buen Post!

Deja un comentario