Mujeres rompiendo los roles de género

Artista: MayMayNot!
Artista: MayMayNot!

 

La sociedad, sólo por ser de género femenino, nos impone una serie de roles de género como son la cocina, los hijos, el marido, la limpieza, la dependencia, los cuidados en general, la sumisión, el sometimiento, los colores pastel, el parto, el dolor, el sufrimiento, el golpe, la agresión, la disminución de sueldo, la explotación…

Podemos ser y hacer mucho más que eso. Podemos revolucionar y revolucionarnos. Podemos ser libres, independientes, trabajar y ganar dignamente, podemos ser escuchadas, podemos gritar, llorar, reclamar, seguir revolucionando. Podemos atacar, disparar, podemos luchar. Podemos ser lo que se nos cante, lo que deseemos. Podemos estudiar y lograr objetivos, podemos encantar, podemos odiar. Podemos no querer ser princesas, podemos querer ser heroínas, disfrazarnos de superman, jugar con soldaditos. Podemos decidir sobre nuestra propia orientación sexual. Podemos besar y ser besadas por quien queramos, siempre y cuando lo queramos. Podemos permitirnos el disfrute, el gozo. Podemos ser reinas y ser soldados. Podemos tatuarnos. Podemos pelear. Podemos elegir la iglesia o el Estado. Podemos decidir sobre nosotras. Podemos. Nosotras podemos. Podemos comer y engordar, comer y no subir un gramo pero seguir siendo hermosas. Podemos matarnos en el gimnasio o matarnos con la comida. Podemos hacerlo. Podemos ser diferentes o ser iguales a todas las demás. Podemos tener personalidad o personalidades. Podemos ser tímidas, agachar la cabeza pero podemos estar siempre. Podemos no hablar mucho y podemos no parar de hablar. Podemos, aunque pensemos que no, PODEMOS. Podemos viajar, caminar, salir. Podemos. Podemos y debemos ser libres, estar solas, ser nosotras, estar con nosotras. Podemos elegir leer o escribir. Debemos saber de que lado estamos, por quien practicamos y por qué. Debemos dejar de atacarnos, de lastimarnos porque somos fuertes, somos duras, somos mujeres.

Somos mujeres que buscan la libertad, mujeres que apoyan, mujeres que mueren por la lealtad, que viven para la lucha, mujeres que se desviven por los demás, por la seguridad, por la libertad. Mujeres que se comprometen, que cumplen. Mujeres que se caen y que se  levantan, siempre. Mujeres que crean, que disfrutan, mujeres que no se dejan pisotear. Mueres desinteresadas, amantes del sexo y la poesía, mujeres viciosas por el juego, mujeres adictas, adictas a la lucha y dependientes de lo malo. Mujeres que fuman, que se emborrachan y se vuelven locas, que se ríen y que gritan. Mujeres que se graban, que se preparan. Mujeres que se visten y se desvisten de los prejuicios. Mujeres prejuiciosas. Mujeres sociales. Mujeres defensoras y mujeres defendidas. Mujeres. Mujeres violentas, desesperadas, aceptadas, transformadas. Mujeres que se alejan, que vienen y que van. Mujeres recuperadas y en recuperación. Mujeres madres, tías, abuelas. Mujeres que son hijas de mamá o hijas de Dios. Sensatas. Especiales. Mujeres llenas. Mujeres acosadas, que siempre salen adelante, con lo que pueden, con lo que tienen, pero siempre con la cabeza alta. Mujeres que son espejos de otras. Mujeres adoloridas, caídas. Mujeres con miedo. Mujeres violadas y con ganas de violar, las leyes, las normas, las excusas. Mujeres movilizadas, excesivas, protestadas. Mujeres cansadas. Mujeres corridas y desconocidas. Mujeres solteras, casadas, anilladas. Mujeres fieles y mujeres provocadas, provocadoras. Mujeres eternas, simples, concretas. Mujeres vuelteras y volteadas. Mujeres que quieren, que saben. Mujeres que creen. Mujeres abogadas, carpinteras, diseñadoras, vivas. Mujeres enfermas, luchadoras. Mujeres que no saben, que no  quieren, mujeres que no viven. Mujeres golpeadas, lastimadas, devueltas, Mujeres muertas; muertas de miedo, de lucha, de violencia, muertas en vida, muertas de sexo. Mujeres amadas y mujeres que aman. Mujeres que precisan, que divierten, mujeres que dejan y que son dejadas. Mujeres excesivas, desorientadas, abandonadas. Mujeres solitarias. Mujeres con celulitis, con kilos, con huesos. Mujeres elásticas, perforadas. Mujeres sin brazos. Mujeres con lentes, con aparatos, hermosas. Mujeres con tetas, mujeres que quejan. Mujeres que adoran, que prefieren. Mujeres dulces, mujeres amargas. Mujeres saladas, azucaradas, edulcoradas. Mujeres descafeinadas, que quieren té. Mujeres ansiosas, bailadas y bailarinas, movilizadas. Mujeres duras, mujeres piedras, frías, calurosas. Mujeres levantadas. Mujeres negativas, vengadoras. Mujeres que prefieren, la música, el silencio, la eternidad. Mujeres románticas, cariñosas, apresadas. Mujeres, las hay en todas sus formas y colores, en toda su especie. Con rulos, pelo lacio, ondulado; labios pintadas, ojos dejados, caídos. Las hay con ojeras, arregladas, transformadas. Débiles, cocineras, perpetuadas. Mujeres encarceladas. Mujeres que merecen justicia.

Mujeres, personas, humanas, naturales. Mujeres.

Sobre Natalia Leguizamón

Argentina. 19 años. Feminista en progreso. Estudiante de Diseño de Indumentaria y Textil. Amante del arte en todas sus formas. Sobreviviente de abuso en búsqueda impaciente de justicia. Ansiosa por naturaleza.

Deja un comentario