Entre mujeres también ocurre

Violencia en la pareja lesbianas
Via Rory Ann

Hoy voy a contar la historia personal de una chica. Como casi todo lo que nos pasa, también político. Personal desde el momento en que esto pasa en una esfera íntima de la vida (en la cama más concretamente), y político desde el primer momento en que se intenta legislar y tomar partido de lo que hacemos en ella.

Esta historia no es aislada, me imagino. Es la historia de cómo una chica agredió a otra chica y ésta última no se dio cuenta porque creía que esto solo pasaba en parejas heterosexuales. La chica aprendió por las malas que esto no siempre era así. Que entre lesbianas se da el maltrato.

La chica sufrió maltrato psicológico por parte de su primera pareja femenina, nunca le pegó porque nunca le hizo falta. Sería ésta una de tantas historias que escuchamos a compañeras y que no queremos que nunca más se vuelvan a escuchar, porque no queremos que nunca más pasen. A esta chica le costó recuperar el control de su vida, control que su pareja le había retirado, pero poquito a poco podemos decir que iba por el buen camino.

Pero la chica se tropezó, se topó con una compañera de lucha. Una hermana feminista que le gustaba, pero a la hermana el feminismo se le encalló cuando no supo aceptar el “no” de la chica. La chica se volvió a sentir agredida y otra vez tardó en darse cuenta. Aunque ya había aprendido que entre mujeres podía pasar, todavía no sabía que dentro de su movimiento que tanto la había liberado, también pasaba. La chica no lo entendía y tuvo tiempo de frustrarse, odiarse, y querer desaparecer del mundo. Está esperando el tiempo de recuperarse.

Con esta historia quiero mostrar la incidencia del patriarcado en nosotras. No somos seres aislados. No nos desmarcamos del patriarcado (¡ojalá!) al ser lesbianas. No nos afecta en relaciones de poder dentro de una pareja heterosexual, pero podemos reproducir los mismos estándares que el patriarcado quiere.

Empezaba el artículo diciendo que lo personal es político, porque precisamente en lo político somos invisibles. Tengo compañeras que no pueden denunciar por violencia de género a su anterior novia, si ya es complicado denunciar, que lo haga una lesbiana es de risa.

Apoyan al maltratador cuando es de los suyos y se ríen al escuchar que una mujer sea capaz de maltratar. Somos invisibles, así que nuestros maltratos aún más. El feminismo es más que necesario en nosotras para arrancarnos el patriarcado de las entrañas, es nuestra arma para sobrevivir.

Sobre Gig

Socióloga en potencia. Sueño en la utopía casi cada día.

2 thoughts on “Entre mujeres también ocurre

  1. Me pasó lo mismo, sólo que con una sola pareja. Me costó darme cuenta y una vez hecho, me di cuenta, que me había robado la mitad de mi vida, y lamentablemente hasta ahora, 2 años después de no verla más, e intentar superar tanta angustia y decepción, sigo sin ser la misma que alguna vez fui.

Deja un comentario