¿Es Amarna Miller feminista?

amarna miller feminista
Via Salon Erótico de Barcelona

Amarna Miller, es conocida principalmente por ser actriz porno, aunque también se dedica a producir, dirigir y escribir. Como escribió Roy Galán, “no me gusta la caza de brujas hacia Amarna Miller”, a mi como a él, también me hiere.

Hace unos años en la Universidad de Murcia yo estudiaba Bellas Artes y ya en ese momento me preocupaba por el movimiento y activismo feminista. Ello en ningún momento quiso decir que aparcara la preocupación por mi sexualidad, de hecho resulta altamente cuestionable que a la defensa de la igualdad de la mujer tengamos que añadir cuestiones que rechazan nuestra propia libertad sexual.

Amarna Miller se preocupa por ella misma y sus derechos, Amarna se preocupa por nosotras y esa sola preocupación es motivo de celebración para el colectivo feminista, cada una se va encontrando en el camino de esta lucha, y en su caso particularmente ya debemos agradecerle que haya sido libre para decidir su profesión y defenderla, como así mismo defiende la igualdad entre hombres y mujeres, dentro y fuera de esta industria. Amarna Miller es una abierta y activista feminista pro-sex, y a esta definición quiero añadir algo de historia.

Cierto es que desde un punto de vista crítico feminista, la pornografía es un tema complicado donde se aglutinan posicionamientos dispares. Ha producido desde sus inicios defensores y detractores. Además el consumo de pornografía es altamente diferencial entre hombres y mujeres, esto construye cuerpos y deseos distinguibles en función del género.

La mujer ha recorrido un camino repleto de logros por la liberación femenina, un camino que sin embargo, aún no ha encontrado su final. En el transcurso de este recorrido unas pocas mujeres a comienzos de los 70 comenzaron a interesarse por la pornografía. Estas interesadas han ido multiplicándose y entre ellas han surgido postulados diferentes frente a la cuestión de defensa o detracción de la pornografía. Quizá, el mayor logro de uno de estos colectivos desde el feminismo ha sido el derecho a la sexualidad plena, que por otro lado creo que es lo que defiende constantemente Amarna Miller; aunque respecto al debate pornográfico no existe consenso alguno, sí se puede exponer un debate intenso y variado.

El debate y la guerra feminista sobre la pornografía se sitúan desde finales de la década de 1970 hasta mediados de los 80, en esta discusión las feministas tratan la forma en la que ven la sexualidad, la representación sexual o el sadomasoquismo. Pero para situar mejor las raíces que hacen germinar esta polémica entre mujeres está el debate que se articula en Estados Unidos por un grupo de feministas en contra de la pornografía. Esta posición pretendía abolir la pornografía por ser una arma de violencia sexual contra la mujer, Mackinnon en su libro Only Words alegaba que la pornografía era mucho más que palabras e imágenes, las cuales estarían protegidas por la primera enmienda, ella considera la pornografía como un acto de violencia sexual, así promovieron su abolición (1993).

¿Cómo no? debía surgir la oposición, y de hecho no tardó en hacerlo, como reacción, feministas de opinión contraria seguidas por mujeres que pertenecían a la industria pornográfica defendieron la capacidad de las mujeres para intervenir en ella. Además de señalar como positivo la inclusión de la mujer en el porno, tacharon como nefastas las consecuencias que tendría apostar por la crítica abolicionista.

Así pues en esta guerra entre ambos bandos se distinguía perfectamente una vertiente proteccionista antipornógrafa que encarnó una lucha contra la pornografía y las proteccionistas pro-sex. Las antipornógrafas abogaban por la necesidad de defensa ante la sexualidad impúdica de los hombres, utilizada como instrumento de dominación. En esta lucha destacaron las feministas Catharine Mackinnon, Andrea Dworkin, Robin Morgan, Susan Brownmiller y Kathleen Barry.

Mientras, el segundo grupo estuvo formado por figuras como Gayle Rubin, Carole S. Vance o Alice Echols, las feministas pro-sex insisten en el derecho al placer, y resaltan la importancia que tiene esta causa en la liberación de las mujeres.

Durante la carrera dediqué un año a investigar ambas corrientes, supongo que el resultado de ello fue asimilar cómo dentro de la corriente feminista pueden surgir diversidad de opiniones frente a un tema. Para mí lo importante es no olvidar que el debate pornográfico encierra en su núcleo un malestar mucho más profundo: el hecho de que la estructura del patriarcado sigue vigente, y con ello, la subordinación de las mujeres y el sexismo.

Algunas feministas han señalado que el problema principal de la pornografía es su emisión del sexismo, además de ser la fuente ideológica principal de la dominación sexual en el patriarcado. Quizá sea por este mismo motivo por el que deberíamos sentirnos orgullosas de aquellas figuras que desde dentro de la pornografía se dedican a la defensa feminista.

La pornografía puede quedar lejos de ser una amenaza y convertirse en un medio más de expresión donde nosotras conozcamos los códigos para generar un material aceptable, donde hombres y mujeres cuenten con las mismas condiciones y sean iguales ante el placer. La única manera de generar cambios para promover la erradicación del patriarcado es atender a los problemas que presenta la masculinidad hegemónica, y esto solo es posible cuestionando y deconstruyendo los roles de género que hemos interiorizado y conforman nuestra identidad.

Creo que Amarna Miller se podría verse reflejada en las palabras que dijo Annie Sprinkle, educadora sexual, actriz porno, editora de revistas pornográficas, escritora y productora de películas porno, lidera el movimiento “posporno”:

“Creo que la gente tiene derecho a comprar, vender y hacer pornografía; y mucha gente quiere eliminar ese derecho. Para mejor o para peor, quiero seguir expresándome en imágenes pornográficas y ganarme la vida haciendo algo para lo que soy buena y que a la gente le gusta.”

Sprinkle citada en Pheterson, 1989.

Como punto final a esta cuestión quiero citar a Nead diciendo:

“Escribir o, en términos más generales, representar es tomar el poder; es contar tus propias historias y dibujar tus propias líneas, en lugar de sucumbir a los cuentos y las imágenes de otros. Desde luego, hay un riesgo en ello; puedes no terminar contando un cuento de hadas con final feliz, pero, al menos tú eres la narradora y controlas los medios de la narración.”

Nead, 1998.

Así que, gracias Amarna, porque posicionándote, experimentando, escribiendo, siendo arriesgada y osada, postulándote, buscando cobijo para tus ideales y deseos nos das a todas nosotras algo que necesitamos, un voto más a favor del feminismo.

Sobre Mabel G Bureta

Graduada en Bellas Artes. Osada, comprometida, constante, feminista y activa. Alguien pensó que yo valía para algo más yo pensé que si no hiciera lo que hago el mundo sería demasiado serio, poco creativo y nada emocionante.

12 thoughts on “¿Es Amarna Miller feminista?

  1. Personalmente creo que el porno, como los libros, la música o los cómics son un medio de expresión. ¿Es machista? Depende de cuál. El que tradicionalmente haya estado dominado por determinadas personas que transmiten una sumisión y control no consensual (y distinto del BDSM) en el que el hombre y sus necesidades se imponen a las de la mujer y en la que se puede ignorar los “no” y rechazos.

    O en los que el disfrute de la mujer es irrelevante, no quiere decir que no se puedan contar historias distintas. Porque el erotismo y el morbo siguen ahí y las mujeres también desean, disfrutan y son participantes activas.

    Otro asunto son las distintas interpretaciones que personas machistas puedan hacer de una misma película. El BDSM es un ejemplo, ahí donde las personas respetuosas pondrán énfasis en el consentimiento, la palabra de seguridad y demás formas de comprobar que los dos disfrutan, los machistas lo ignorarán. Y mientras la gente normal busca el erotismo, ellos sólo buscan “demostrar” que la “sumisión es natural en las mujeres” o alguna memez similar. Pero la censura no va a cambiar nada porque el problema esta en ellos, no en lo que se dice.

    ¿Amarna es feminista? No puedo decir que sepa nada de ella más allá de que es actriz porno, pero si en su día a día ayuda a otras mujeres, entonces si, lo es independientemente de cómo se gane la vida.

    1. “Normal” es un programa de mi lavadora. “Gente normal” es una expresión que da bastante repelús. No sé si te refieres a “mainstream”, “comercial”, “masivo” o algo parecido. Por otra parte, dices “los machistas lo ignorarán” como si el público consumidor que además es machista fuese un segmento pequeñito, un nicho de mercado, y no la gran mayoría a quienes van dirigidos los productos de consumo masivos.

      Me parece que nadie ha hablado de censura, sino de ir a la raíz, de buscar el origen, de cuestionarnos los por qués de nuestros deseos y de nuestras apetencias.

    2. Añado además que la diferencia del porno con respecto a los cómics, los libros o las películas es que socialmente tenemos asumido que cómics, libros y películas entran dentro de la categoría de ficción, mientras que el porno es al sexo lo que los documentales a la realidad. Carecemos de una educación sexo-afectiva digna de tal nombre, de tal manera que el primer y en muchos casos único acercamiento a la sexualidad que tienen los adolescentes y jóvenes al sexo es a través del porno, lo que conlleva que lo idealicen y lo interpreten en clave aspiracional, es así como creen que deben ser las relaciones sexuales y aspiran a ello. No es un problema del porno, sino que es un fallo nuestro como sociedad, pero tampoco deberíamos obviarlo tan fácilmente.

  2. Hola,

    primero de todo deciros que me encanta vuestro blog y quería felicitaros por ello! Es la primera vez que me animo a dejar un comentario, así que espero expresarme bien!

    Por otro lado quería dar mi opinión sobre Amarna Miller. La verdad es que hasta hace muy poco no la conocía y, debo decir, que su trabajo no provoca en mi ningún debate. Me parece genial que se dedique a la industria del porno y creo que es precisamente esta industria la que debe cambiar y dar otro tipo de roles a las mujeres. Con figuras como Amarna se puede cambiar la visión del porno desde dentro, así como de la percepción que tienen algunas personas.

    Ahora bien, me gustaría saber que opinión os procesan sus declaraciones sobre que no existe la trata en la industria del porno (repetidas en varios medios, si no me equivoco) o que en el vídeo del Salón Erótico de Barcelona mencione “Nací en un país hipócrita donde la misma gente que me llama puta se pajea con mis vídeos” mientras el patrocinador es “Apricots, tu marca de puterío”. Para mi fue ese aspecto lo que me generó un debate interno porque me pareció por un lado contradictorio y que no ayuda realmente a que exista un cambio de mentalidad en dicha industria.

    Si pudierais darme otro punto de vista, estaría muy agradecida! 🙂
    Enhorabuena de nuevo!

  3. Mi espera ha terminado, excelente artículo, muchas gracias por arrojar un poco de luz en esto y pienso igual. Yo sé que el discurso de Amarna Miller tampoco es que sea impoluto, hay cosas que ha defendido como lo que dijo en una entrevista: –“No existe la trata de blancas en la pornografia al menos en mis 5 años de experiencia en el negocio”. Creo que no esta bien generalizar, muchas mujeres son engañadas y sometidas a esto en contra de su voluntad y eso es una realidad. A Barbijaputa (a quien también sigo y leo muchos de sus artículos) y otros autores se le volaron un pocos los tapones con el Spot del salón erótico en Barcelona (aunque en relación a eso también hay irregularidades muy fuertes como que la compañia/burdel Apricots estaba solicitando voluntarios para filmar el Spot sin ninguna remuneración, que el video esta lleno de clichés, etc), pero llegar incluso a decir que “Amarna no tiene derecho a llamarse feminista porque refuerza y difunde los estereotipos machistas cuando hace escenas pornográficas de sumisión”, cosa en lo que no estoy nada de acuerdo, me parece un mensaje puritano, exagerado y nada objetivo. ¿Desde cuando son ellxs dueñxs del feminismo? ¿Quienes se creen para repartir el carné de feministas? Cuando en este artículo se evidencia muy bien las diferentes corrientes y que todavía no existe consenso sobre el tema. Amarna ha tenido libertad de escoger y defender su profesión lo cual es muy válido y todo un logro, además nos da otra perspectiva de esa industria que para la sociedad es un tema tabú y pone temas sobre la mesa sobre el cual muchas corrientes feministas discrepan como bien decías en tu articulo. Para mi el debate siempre será buena noticia.
    Gracias Mabel y Locas del Coño <3
    PS: A modo de sugerencia me gustaría que por favor se hiciera un artículo sobre el tráfico de mujeres y su implicación en la industria pornográfica y en la prostitución, estaría bien que también nos arrojaras un poco de luz en ese tema y seguir con este debate tan enriquecedor.

  4. ¿Y qué pasa con las mujeres que sentimos que el porno no nos libera sino nos esclaviza? Nos esclaviza a realizar las practicas sexuales de moda (te hagan sentir bien o no) a depilarnos como niñas pequeñas… nos llaman putas, viciosas, guarras… no sé si el tipo de porno que consumís es que es diferente al del resto… solo tenéis que entrar en redtube y leer cómo se refieren a las mujeres…. las escupen,las denigran, hasta está de moda entre las actrices poner cara de sufrimiento!!! En serio tenemos que soportar esto?? A mi el porno en si no me parece mal, es una herramienta, un mensaje es, incluso a veces, arte. Pero no este porno que intentan ahora también que las mujeres consumamos como algo normal, Ese en el que los cuerpos son de niñas (por los rasurados y por los cuerpos de chicas de 19), o son de mujeres operadas. Ese en el que a Amarna la insultan los hombres llamándola puta, bizca, sin tetas, etc… En el que las mujeres no somos mas que objetos. Y qué pasa si a mi este porno me oprime?? he de callarme?? No me parece NADA bien que se haya criticado a Amarna puesto que no me considero quién para juzgar su lucha personal. Ella es un ser precioso y libre, pero es cierto que creo que ella habla desde su posición de privilegio. Algunas conocemos mujeres que han estado en la industria y han acabado incluso en terapia… y qué pasa con ellas?? Nos guste o no, el porno oprime a las mujeres. Claro está, no a todas las mujeres, y ahí es donde veo yo las diferencias… Por eso todo esto me parece egoísta, mucho. No la defensa de Amarna (si tocas a una nos tocas a todas) sino la defensa el porno actual que se consume por muchachos muy muy jóvenes y educa a generaciones en estereotipos machistas y opresores. Recordad, si tocan a una nos tocan a todas. En el porno también, así que por favor, no nos olvidemos de la larga lista de víctimas de esta industria. SI TOCAN A UNA NOS TOCAN A TODAS.

    1. Creo que te refieres al porno más mainstream, al más comercial, al de las grandes productoras… Que es muy distinto del que hacen por ejemplo Erika Lust o Diana pornoterrorista, que están en los dos extremos del espectro. Amarla hasta hace dos años tenía su propia productora y rodaba con sus propias normas y criterios.

      Yo el problema que sigo viendo es que el porno educa cuando no debería considerarse educación sexual sino el reflejo de las fantasías, en su mayor parte masculinas.

      1. Totalmente de acuerdo, como digo abajo, si el porno fuera feminista, no nos sentiríamos oprimidas, eso seguro. El problema es que la mayoría de amigos con los que hablo (hombres) no consumen a Erika Lust o Diana pornoterrorista, sino que abren redtube o páginas similares y punto. Y ya.
        Desde luego que es un gran problema pensar que el porno es “educativo”. Claro que como he leído por ahí, se supone que al llegar a los 18 años (edad de consentimiento legal para consumir pornografía), uno debería estar mas que educado para poder saber discernir. El problema es que la realidad es muy diferente: muchos chicos (niños y adultos) reciben en sus redes sociales, chats, etc cantidad de vídeos porno denigrantes. Se los pasan de unos a otros, o directamente abren internet. Antes de ni tan siquiera de haber tenido nunca una relación sexual con una mujer. Se sabe que a causa del porno existe la tendencia en algunos hombre de no tener erecciones ante una pareja sexual real, o directamente se vuelven adictos las relaciones no reales… todo ello nos lleva a la distorsión que se hace de la mujer y de nuestras necesidades y capacidades (que son muchísima mas de las que muestran).
        El porno es una herramienta incluso sana, pero ahora mismo, el porno que la mayoría consume, es denigrante. A mi me hace sentir así… puede que sea muy sensible, no lo sé, pero no puedo evitar que me haga sentir mal cómo se refieren a las mujeres y cómo se nos usa en este tipo de películas (las mainstream jeje).

        Y si, en el porno (en el porno mas popular)hay trata de blancas también. Y abusos, y droga, mucha droga para que no te enteres mucho…

        Por eso pienso que si a mi como mujer me hace sentir oprimida (como a otras muchas), por que tenemos que callarnos para que no nos llamen mojigatas?
        Por cierto, es muy llamativo también que haya tantos comentaristas hombres, blancos, heteros de foros machistas tan a favor de este anuncio y de este porno y de este tipo de “movimiento” que nos libera para satisfacer sus necesidades…
        Estoy segura de que puede que esté muy equivocada en mi pensamiento, pero repito que a mi ese tipo de porno me oprime y me hace sentir fatal…
        Por no contar el caso personal de alguna experiencia sexual en la que no estuve muy cómoda y tuve que salir por patas, porque el hombre quería repetir alguna escenita que había visto (y a mi solo me producía dolor). Yo tuve suerte de poder salir de esa situación. Puede que haya otras que por la presión social, el miedo al rechazo o porque las obliguen, tengan que “pasar por el aro” y creerse estrellas del porno (con todo lo que tiene que doler eso, y también físicamente)
        Cabe destacar que soy una mujer con una alta sensibilidad, puede que por eso lo vea tan injusto.

        Muy interesante el debate y muy interesante vuestra visión. Siempre aprendo. Gracias

    2. De acuerdo que cierta parte del porno puede resultar machista, pero no todo ello. El porno es muy variado y se presenta en todas las formas de expresión de la sexualidad; hay muchos casos de neotenia (que en humanos surgió en la evolución para que tuviéramos más cuidado de nuestras descendencias) si bien encuentras también preñadas, abuelas, sadomaso, lesbianismo no patriarcal, homosexuales hombres, tríos variados, orgías, incluso con otros animales y un largo etc. Por ello, y como en otras luchas un buen método de empoderamiento es tomar el desagravio como herramienta para quitar el principio de poder a los opresores; salvando las distancias, como la gente de color oscuro se llaman negros entre ellos o los homosexuales maricones (normalizando el uso acabamos con el abuso en la media que deja de ser denigrante).

  5. Si el porno fuera feminista, no habría opresión y por lo tanto no habría nada que debatir aquí. Pero me temo que no es así. Necesitamos cambiar la industria pornográfica y hacerla nuestra. Para que ninguna mujer libre pudiera sentirse oprimida al consumirlo.

  6. Yo estuve leyendo un rato (de hecho, el equivalente a varios días) a las feministas radicales, nada que ver con la autora que estuvo un año. Pero después de la experiencia sé que ya no podré volver a ver porno, del tipo que sea, con la conciencia tranquila.

    No he visto los vídeos de Amarna Miller, pero me parece que se anula a sí misma como feminista (es decir, como defensora de las mujeres) cuando se sienta encima de todas las que sí han sido traficadas, o que han llegado al porno proviniendo de la prostitución, o que no tenían dónde caerse muertas y por eso “optaron” por el porno. Se sienta encima de ellas y dice que no existen. Se estará defendiendo a sí misma como niña bien que intenta “expresar su sexualidad” (me parece muy frívolo), pero no a las mujeres que realmente no tienen otra opción.

    Un día tropecé con upa página de Tumblr que recogía comentarios de puteros, en este caso ingleses. Leí cinco y me quedé con ellos inmediatamente. Si se pone imaginación, la lectura da para mucho:

    1) Me apartó de sí antes de que terminara de correrme sobre su cuerpo. ¡Qué falta de profesionalidad!
    2) Estábamos en la posición de “reverse cowboy” (él tumbado boca arriba, ella sentada encima –“cowboy”- y dándole la espalda –“reverse”) porque ella no quería verme la cara.
    3) Era nueva en el oficio. No expresó nada. Fue como follarme a una muñeca hinchable.
    4) Sólo me dejaba meterla dos centímetros porque decía que le dolía. Cambié de posición para ayudarla, y aun así sólo me dejaba metérsela dos centímetros. ¡Quiero un buen servicio!
    5) Hoy era su día libre, pero la empresa me la ha traído sólo para mí. ¡Son grandes!

    ¿Y estaba una empresa de burdeles lavándose la cara con ese salón?

Deja un comentario