Desnaturalizadas, despojadas

Autora: Rocío Salazar
Autora: Rocío Salazar

Toma, unas pastillas. Son para la regla, para que no te duela.
Toma, unos calmantes. Así dormirás mejor.
Toma, unos tampones, unas compresas, la copa menstrual. Nadie tiene por qué saber que estás con la regla, qué asco.
Toma, unos ansioliticos. Para que no te agobies tanto.
Toma, crema depilatoria, que ya te están saliendo pelitos.
Toma, bandas de cera. Que tienes que tener la piel perfecta, ¿o quieres hacer el ridículo? Pues eso. Mira, te he conseguido cita en el láser, para que te quites de una vez por todas los asquerosos pelos de las ingles. Aunque, pensándolo mejor, hazte la brasileña, ¿no? Total, ¿para qué quieres el vello púbico? No, a los tíos les gusta que estés suave como un guante, en todos los sentidos.

Da igual que el vello te proteja. Da igual que sea natural. Porque tú no lo eres. Tú eres una mujer.

Y como mujer estás hecha para complacer, ¿no? Pues eso.
Toma, unos tacones, que así pareces más alta. No me mires así, que también estilizan las piernas.
¿Qué te duele? Bueno, pues toma esta pomada. O estas tiritas. Da igual que tengas sangre en los pies. Eso es lo de menos, el caso es que así estás más mona.
Mira, ya de paso cómprate este sujetador con push-up y con medio kilo de relleno. Es mucho mejor así.
También tienes una faja reductora. Que la flacidez da asco.
Toma, te he comprado esta base, para taparte las imperfecciones. ¿Dónde pensabas ir con esos poros, con esas manchas?
Por cierto, te he traído cera para que te depiles el bigote. Y las cejas. Que vas hecha un asco.
Ah, y toma: unas pestañas postizas. Solo para resaltar tus ojos, mujer, no te pongas así.
Y, ya que lo mencionas, hablemos de tu pelo. Bueno, me da un poco igual cómo lo quieras llevar tú, lo vamos a comentar todos y decidiremos qué es lo mejor para ti. Solo que sin contar contigo. Que me da igual que no te guste llevar el pelo largo: te vas a poner extensiones. Que te calles, que a nadie le importa.
Toma, unos antidepresivos, que estás muy alicaída tú últimamente.

Y cuando te quieres dar cuenta, tú no eres tú. Tu cuerpo no es tuyo, es de las multinacionales. Tu cuerpo, tus complejos, tu todo es suyo. Suyo para que hagan con él lo que quieran. Ahora, compra esto. Ahora, haz lo otro. Ahora las cejas finas están de moda, ahora ya no. Ahora tienes que llevar el pelo rubio, ahora no. Ahora eres un escaparate andante. Y los escaparates no tienen emociones, ni tienen esa molesta regla que forma parte de las mujeres. Pero, espera, es que tú ya no eres una mujer. Tú eres lo que ellos han querido hacer de ti. Y ello incluye sufrir cada mes, utilizando eufemismos para hablar de algo tan natural como la menstruación, o tener que depilarte.

Bueno, pues ya está bien. Ya vale de eufemismos, tía.
Dilo bien alto y claro: tengo la regla, sí, ¿qué pasa?
¡Que se te oiga! No estoy depilada, ¿tienes algún problema?
Porque nos han querido despojar de nuestra propia naturaleza y ya está bien. A ellos y a ellas, que es lo peor, les dará miedo su propio ser. Pero a ti no. Tú tienes que ser valiente y no andarte con gilipolleces.

Soy una mujer, sí. ¿Qué coño pasa?

Sobre Seven M

Comunicóloga, murciana y con mucha mala hostia. Me gustan los gatetes y la gente con dos dedos de frente.

12 thoughts on “Desnaturalizadas, despojadas

  1. Muy bien, y qué pasa si a mí me da la gana como mujer depilarme, maquillarme y llevar tacones? Qué pasa si yo decido ser como yo quiera? Os ponéis demasiado extremistas… Sin comentarios

    1. Sin comentarios pero comentas…

      Si te da la gana de maquillarte, depilarte y ponerte tacones no pasa nada. Lo que pretendemos es reflexionar si realmente es una decisión libre o condicionada. Si eso te parece ser extremista, pues extremista y orgullosa de ello.

      1. Perdona, pero comento porque estoy en mi derecho de hacerlo, la frase de “sin comentarios” expresa mi perplejidad ante el tono que se utiliza para hablar sobre la presunta influencia de la sociedad sobre la mujer, cosa que encuentro que es bastante controlable teniendo claros tus ideales, pero bueno….

    2. Me parece bien que te maquilles, que te vistas como quieras, que te depiles. Me parece genial que lo hagas porque tú quieras, no porque la sociedad te presione para hacerlo. Mi artículo carga contra eso, no contra el hecho de que tú te maquilles o te pongas tacones.

      Besotes

      1. La sociedad presiona para muchas cosas, pero eso no te obliga a cumplirlas, somos libres de escoger aquello que nos parezca mejor, la gente te puede decir que te depiles porque ellos creen que es lo mejor y lo que debería hacer la mayoría pero eso no te obliga a escoger esa decisión, es cada uno con su libertad quién decide cómo llevar su cuerpo. Me parece genial la reivindicación de la libertad de elección de la mujer sobre su cuerpo pero también tendríamos que tener la personalidad suficiente para poder elegir lo que queremos indiferentemente de la opinión de los demás al respecto.
        Como último comentario, decir que sociedad somos todos así que eso de decir que “la sociedad nos obliga” no es del todo cierto, un beso y gracias por la explicación.

      2. Janna / Anna, tener que aguantar insultos, comentarios cargados de mala fe y miradas de reprobración cuando por ejemplo no te depilas no es precisamente un ejercicio de libertad. Un beso.

  2. Claro, conciso, y con fuerza, me ha encantado. Personalmente, a mi me encanta maquillarme (el rostro me parece un lienzo más, y adoro pintarlo), y las botas de tacón son ya parte de mi. Eso sí, tan pronto salgo a la calle con vestido, tacón y los labios rojos como al día siguiente me pongo una sudadera y unos vaqueros y a correr.

    Lo importante es reconocer cuándo lo hacemos porque se supone que tenemos que hacerlo y cuándo lo hacemos porque realmente queremos (y a pesar de que soy consciente de ello, muchas veces es bastante complicado averiguarlo…)

  3. ¡Hola! Me ha parecido muy acertado este artículo, pero tengo una duda. Solo me ha chocado un poco que hayas puesto en el mismo lugar esas presiones a las que nos vemos sometidas constantemente, junto con la frase:

    “Toma, unas pastillas. Son para la regla, para que no te duela.”

    Yo he sufrido reglas muy irregulares, muy abundantes, dolorosas, con coágulos grandes… había dos días de regla que no podía ni salir de casa prácticamente, porque me encontraba muy mal. Realmente cuando empecé a tomar pastillas hormonales por recomendación de mi ginecóloga, en este caso, dejó de dolerme al poco (no al 100%, pero sí podía hacer vida normal) y dejé de tener esas reglas tan abundantes, con lo que ya no me sentía ni tan cansada, ni adolorida, y me encontraba bien. Al venirme cada mes como un reloj también, sentí que tomaba yo el control. De verdad, para mí fue una liberación. No lo considero algo opresivo en este caso, a mí me liberó.

    Sé que el dolor forma parte de la vida, pero de verdad, no lo quiero para nada, jajajaja

    Sí considero injusto, por otro lado, que sea la mujer la que casi siempre, para evitar el embarazo, sea la que tenga que tomar pastillas, o ponerse parche, dius, que si ligadura… etc.

    Por cierto, entiendo que no a todas las mujeres les funcione para evitar el dolor, solo hablo de mi caso particular, jeje.

    Lo siento si tal vez lo he mal interpretado, y me he ido un poco por las ramas, lo siento, gracias por vuestros artículos!!!

  4. y que hay si te dejas los sobacos con pelos? esas “coñas” que la gente dice por ” diversión del personal”. que opináis de eso? son solo bromas, o una manera de condicionar y castigar públicamente? que tener pelos es ser una guarra (dejada). por que, por esa norma de tres los tíos sois todos guarros, no? (no soy hembrista) o opinas que no es lo mismro? Crees que una mujer sin depilarse ni arreglarse sera aceptada en un trabjo cara publico? vivimos en una sociedad donde el machismo está normalizado. Una mujer es libre de no maquillarse, pero como sera vista socialmente y en el ambito laboral? y los hombres? decidme, preferís una chica natural, pero que vaya guapa…. un patriarcado disfrazado de libertades, eso es. Pero claro tenemos libertades.

Deja un comentario