Hablemos del spot “World” de Kenzo

Kenzo World spot publicitario
Via Kenzo

Chica guapa maquillada, muy maquillada, en ropa interior o con un vestido que deja poco a la imaginación hace muecas de carácter sexual a un chico guapo muy bien vestido y tapadito, no se nos vaya a enfriar el pobre hombre. Una miradita por aquí, una frase romántica y estúpida por allá, que si te besó, que si me casó contigo, que si los anuncios de colonias son aburridos, machistas e insoportables. Todo esto se esperaba del spot de World, la nueva fragancia de la firma japonesa Kenzo, pero no.

Comenzamos con una escena en una gala típica de la alta sociedad americana, de estas que salen en las películas. Una chica con un vestido verde sonríe o al menos lo intenta. Su expresión deja claro que preferiría estar depilándose las piernas con cera ardiendo antes que estar en ese bodrio. Sale al pasillo y llora, llora porque esta harta de esa vida, de la gente que la rodea, de fingir ser quien no es.

Empieza a sonar una canción. Es una canción estridente que permite a la protagonista liberarse y desinhibirse por completo y es que ella empieza a bailar poseída por el ritmo ramatanga como dirían Las Ketchup. Bailará mejor o peor, rítmicamente o arrítmicamente, con gracia o sin ella pero baila según la viene en gana. 

Sigue avanzando por el edificio y llega a una estancia con un busto de un hombre al que hace muecas burlonas y hasta le da un lametazo. Sí, una mujer se burla descaradamente de una figura masculina en un anuncio de un perfume. Sin embargo la cosa no se queda ahí, ella continúa y se encuentra con un hombre hablando por teléfono. Se acerca y le golpea, hasta tiene un momento para presumir de fuerza y músculos. Él intenta defenderse y matarla pero no lo consigue porque ella es más fuerte. Después de esta escena incluso se permite lanzar un par de rayos y destruir parte del edificio.

Continua su andadura bailando de esta forma tan peculiar. Hay un primer plano de su cara cuyo gesto nada tiene que ver con el del principio. Esta vez no esta aburrida y triste, al revés, esta contenta y se siente liberada. Sus movimientos, que en ocasiones recuerdan a los bailes de las tribus africanas, son cada vez más violentos y enérgicos. Sale del edificio corriendo y saltando hasta que llega a un enorme ojo hecho con flores, nada que ver con los Illuminati lo prometo. Atraviesa el ojo y al caer se golpea el pecho como si fuera King Kong, como si fuera la bestia que salva a la mujer de la que tanto habla Virginie Despentes en su libro Teoría King Kong. El spot acaba con la imagen del perfume en cuestión.

Kenzo presenta a una mujer que ni parece tonta ni tiene el cuerpo de una niña aún sin desarrollar. Ella esta harta de fingir y de actuar pensando en que dirán los demás, así que un buen día decide olvidarse de todo y ser libre. Su baile puede parecer muy exagerado, ¿pero a quién le importa? No necesita un hombre a su lado para ser feliz y para colmo sabe defenderse perfectamente sola, que pregunten al hombre que hablaba por teléfono.

Es cierto que algunas escenas, por ejemplo cuando sube las escaleras mientras se remanga el vestido como Lola Flores, perfectamente hubieran podido acoplarse a la teoría de la escopofilia de Laura Mulvey pero después de ver el anuncio al completo queda claro que la sexualización del cuerpo de la protagonista no es el objetivo. El que busqué deleitarse con el cuerpo de la mujer con este video no lo va a conseguir.

También podemos pensar que lo único que pretende la marca con él es llamar la atención de la gente y que se haga viral por el simple hecho de que no es un spot publicitario al uso. Y probablemente acertemos pensando eso.

Porque lo realmente llamativo no es el anuncio en sí, es más bien el hecho de que presentar a una mujer fuerte e independiente en el video promocional de un perfume sea noticia. Esto implica que lo normal es presentar a mujeres mustias, inexpresivas, sumisas y dependientes de un hombre. De poco sirve este spot si los demás continúan presentando el mismo modelo de mujer. Hay que celebrarlo sí, pero tampoco nos hagamos ilusiones, aun queda mucho para que esto deje de ser la excepción y pase a ser la norma, para que una mujer fuerte deje de ser usada para hacer viral la publicidad.

En fin, solo espero que las marcas de moda y de no moda tomen nota de una vez y se alejen de ese modelo de mujer que tanto daño hace a la sociedad, ni somos tontas ni tenemos esos cuerpos irreales ni decimos esas frases estúpidas al primero que nos hace un carantoña porque nosotras somos libres, fuertes y bailamos como nos da la gana.

Y como datos curiosos, el bailecito que se marca la protagonista es muy similar al de Maddie Ziegler en el videoclip Chandelier de la cantante Sia y es que resulta que se trata del mismo coreógrafo, Ryan Heffington. Además si eres fan de The Leftovers te sonará la cara de esta chica, ella es Margaret Qualley e interpreta a Jill Garvey en la serie americana.

Sobre Debbie Munson

"Los cambios se dan porque los radicales lo fuerzan"

8 thoughts on “Hablemos del spot “World” de Kenzo

  1. La referencia correcta es The Leftovers (sin la L intermedia). Leftlovers sería algo así como “Los amantes de la izquierda”, que tiene su gracia pero no. Saludos.

  2. Hablando de anuncios, hace unos días se ha estrenado en Holanda (no se si en todas partes) un anuncio de H&M que me ha sorprendido, precisamente porque no es el típico anuncio de modelos delgadas y todas iguales desfilando, me ha llamado la atención por la variedad, mujeres negras con peinados mas “negros”, una chica con estrias y su tripita bailando… 🙂 Aqui te lo dejo https://youtu.be/8-RY6fWVrQ0

    1. Sí, ví hace poco ese anuncio pero creo que se queda corto. Si te fijas la modelo no tan delgada ni siquiera lleva ropa de la marca, simplemente esta ahí de “adorno”. Hubiera sido mucho mejor si estuviera totalmente integrada. Eso sí, por algo se empieza 🙂

Deja un comentario