Guía feminista para no ser un Falso Aliado™

Mansplaining falso aliado hombres feministas
Via Leif Peng

Qué difícil es ser feminista, y mucho más declararse como tal. ¿Pero sabéis para quién es todavía más difícil? Para los hombres. Uff, cuesta mucho admitir que uno tiene privilegios y que está del lado de las oprimidas. Lo que no es tan difícil es que muchos se lo crean sin realmente serlo, por eso aquí van unos cuantos consejillos para todo aquel hombre que realmente quiera ser feminista.

1. No ocupes un espacio que no te pertenece

Esto implica que no deberías hablar más de la cuenta en espacios feministas. Si ya nos cuesta que la sociedad patriarcal nos ceda el 50% que debería pertenecernos, en espacios feministas no está bien que un hombre ocupe más de un 50%. Parece obvio, pero muchos no lo veis. De hecho, me atrevería a decir que, si habláis un poco menos de ese 50%, tampoco va a pasar nada. Escucha y aprende, no ocupes nuestro espacio de expresión.

2. No uses #NotAllMen

Decir que “también hay hombres buenos” no es relevante y no aporta nada. El hecho de que tú niegues una realidad no hace que ésta deje de existir. No es más que otro tipo de invisibilización y una manera de silenciarnos.

¿Recordáis el hashtag #BlackLivesMatter, que explotó como forma de protesta por la cantidad de asesinatos de afroamericanos a manos de la policía blanca estadounidense? A la gente le pareció que no era suficiente, o relevante, o que se faltaba a la White Sensitivity, por lo que decidieron cambiarlo por el “políticamente correcto” #AllLivesMatter. ¿Lo veis? Se pierde el foco, no va con el asunto, no es relevante.

3. No compares tu experiencia con la nuestra

Al estar hablando con el que creía un hombre feminista sobre mi reciente situación de acoso en el metro (reciente, como que acababa de subir a casa desde la boca del metro), el Falso Aliado HeteroCis, desde su magnánima y empática posición, me vino a hablar de SU experiencia (narcisismo cero, oiga) de acoso por parte de una mujer cis (la única ocasión, oiga otra vez), y terminó con un “así que te entiendo perfectamente”. No, no me entiendes perfectamente. Prueba a ser acosado a diario, por tu aspecto, tu físico, tu ropa, tu pelo; por tus vecinos, conocidos, amigos, compañeros, etc. No es lo mismo. Así que te mando al punto uno: escucha, empatiza, intenta comprender, y calla un poquito, please.

4. No nos acuses de transmitir un mensaje que no está claro

A lo mejor no resulta claro para ti, pero para nosotras es cristalino. Es tu responsabilidad formarte, aprender, escuchar, revisar y deconstruirte. Y si alguna mujer de tu entorno tiene a bien hacerte un poco de pedagogía, aprende a preguntar de forma no ofensiva y agradécele los cuidados.

5. No pretendas liderar nuestra lucha

Y en este punto se puede resumir todo lo anterior; o, al menos, los relaciona. Has crecido con privilegios y es muy difícil que puedas llegar a ponerte en nuestro lugar, o lo veas desde nuestra perspectiva. Si vas corriendo por los espacios feministas sin saber cual es tu sitio o función, nosotras te lo explicamos.

PD: a riesgo de pecar de ser obvia, tengo que decirlo: NO SE USA FEMINAZI. CACA.

Sobre Aleksandra Ilyaovna

Mi grafía es mi bío.

7 thoughts on “Guía feminista para no ser un Falso Aliado™

  1. Si hablando de feminismo no veo el mensaje claro puede que en apariencia no esté claro para mí pero afirmar que no está claro en términos absolutos… en fin.

    “Mi comprensión lectora debe estar fallando” “Deben estar hablando de algo que no entiendo por falta absoluta de experiencia” – dijo ningún hombre al hablar de feminismo.

  2. Estoy totalmente de acuerdo con el articulo. solo quiero matizar una cosa. de forma totalmente respetuosa.

    He asistido a cuatro simposios o charlas sobre feminismo. muchas mujeres y unos pocos hombres. hay que decir que en todos se nos trato de una forma maravillosa. Aun asi, solo apuntar, insisto:

    Solo la idea de acudir a una reunion de practicamente solo chicas, a un chico le impone. Si a esa reunion le sumamos que a lo que se va es a desmontar el mundo que nos ha proporcionado nuestros beneficios y privilegios, imaginate entonces como podemos sentirnos. A eso hay que añadirle el punto de que el mundo feminista es, para la gran mayoria de hombres, no solo ajeno, sino un punto violento. Como si hubiera una barrera, como decirlo, agresiva. No voy a analizar porque puede ser, solo digo que existe.

    Esa inseguridad es la que es necesario romper. Yo a la primera que fui me sentia minusculo, hasta que cogi la confianza para participar, aprender e ir a mas. Es necesario hacer una pedagogia para que mas hombres se animen a participar en estos eventos y por fin se pueda ir educando a mas gente.

    El feminismo da miedo, muchisimo miedo. Primero porque nos ataca. Si, nos ataca y nunca antes nadie habia cuestionado nuestro estatus de esta forma. Nos sentimos atacados y es normal, tenemos unos privilegios.

    Segundo, la forma en la que los mass media han vendido al feminismo solo ha ayudado para que haya aun mas resentimiento hacia el movimiento.

    Y tercero y por ultimo, solo analizar, desde la ignorancia siempre, la posicion de algunas mujeres feministas. No se puede, en ningun momento, y siempre que se pueda hay que matizar, atacar, herir o ponerse a la defensiva hacia las personas que quieren introducirse en este mundo. Como he dicho, asusta mucho.

    Y enfrentandose a un hombre que intenta adaptarse al feminismo solo se consigue que lo deje, porque siente que es hostil (mas aun de lo hostil que ya lo sentia y que los mass media le han hecho sentir). Si de por si ya es dificil encontrar a gente feminista, o intentandolo, encontrarla ademas dispuesta a cooperar y a aprender de sus errores machistas es mucho mas dificil.

    Es duro soportar y aguantar a los que no sabemos de feminismo. A menudo cometemos errores garrafales. Sin darnos cuenta atacamos lo que defendemos. Es innato. Nos han educado para ello y cuesta mucho deshacerse de eso. Pero lo intentamos.

    Asi que por favor, solo pido que no se nos trate igual que a los que desprecian vuestro movimiento. Los que no queiren saber nada y prefieren dejarlo todo como esta. Y menos como a los garrulos de pueblo.

    Porque no somos iguales. Tened paciencia con nuestros errores y no nos alejeis de vuestra lucha tratandonos igual.

    Gracias y saludos.

      1. Gracias por responder.

        No me malinterpretes, en ningun caso justifico nada. Que algo sea duro, dificil, complicado o doloroso no es escusa para no realizarlo si es lo correcto.

        De hecho lo correcto suele ser duro, dificil o doloroso. Y hay que aceptarlo y acarrear con ello.

        Solo pido mas pedagogia e indulgencia para ayudar a aquellos hombres que creen en eso, o creen poder aprender de vuestra lucha, o, al menos, no espantarles. Por que hay muchos que estarian dispuestos a aprender, pero por verguenza, miedo, estigma social o cualquier otra cosa, no lo hacen. Y como la sociedad no lo hace, alguien tendra que hacerlo.

        Eso de poner la otra megilla es algo que hay que saber aplicar. Saber a quien se le debe de permitir la oportunidad de cagarla, siempre y cuando este dispuesto a aprender de sus errores y a quien no, debe de ser deber de la gente del movimiento. Descubrir que un falso aliado puede serlo por ego, o puede serlo por ignorante. Y los ignorantes no tienen por que ser malos. Simplemente necesitan a una correcta educadora que les haga ver su ignorancia.

        Gracias de nuevo, y saludos!

Deja un comentario