¿Qué buscan los hombres en los gurús de la seducción?

Imagen via PlayGround Magazine
Imagen via PlayGround Magazine

El tema de Alvaro Reyes, su canal de youtube y sus cursillos, hace meses que va y viene: primero, reacción de la gente que lo descubre (¡qué machista!); luego, la indignación y la acción (firma esta petición para cerrar el canal de Alvaro Reyes); luego, él pide perdón y elimina algunos contenidos; finalmente, nos brinda la lindeza de denunciar a la chica que organizó la pedida de firmas. ¡Qué culebrón!

#StopAlvaroReyes Alvaro Reyes seducción
Facebook, 7 de agosto de 2016

Pero hay una cosa de todo esto que me parece que estaba pasando por alto: los que están detrás de él. Porque, en el fondo, si este señor tiene éxito con sus contenidos, es porque hay demanda. ¿Y quién pide esto? Hombres. Hombres que se sienten inseguros y fracasados porque no saben ligar. ¿Qué es lo que están pidiendo? Aprender a ligar.

Ligar es, en nuestra sociedad, el no va más de las relaciones humanas. Ligar es básico, ligar es sobrevivir, ligar mucho es ser un triunfador. ¿Por qué? Porque es considerado el máximo de las relaciones humanas. Las relaciones humanas.

En una sociedad heteropatriarcal e hipersexualizada, tendimos a sublimar un montón de cosas al sexo: estás de mala leche por falta de sexo, te deprimes por falta de sexo, rompes con tu pareja por falta de sexo, eres infiel por falta de sexo… y, del mismo modo, si te va mal en las relaciones sociales es por la falta de sexo. Y esto, en un mundo machista, se resuelve para el hombre con una acción: ligar.

A lo que quería ir a parar: el ejército de hombres que siguen a Alvaro Reyes, y que incluso se “mini-sublevan” cuando él se enternece.

Este ejército de hombres machistas es, en realidad, una manada desorientada de hombres que piden a gritos saber relacionarse. Es decir, piden educación emocional.

A mi me parece alucinante. Los hombres que podríamos tomar como ejemplos de “el machista actual” son, en realidad, hombres que piden lo que la sociedad patriarcal y binaria jamás les ha dado, por su condición de hombres: una educación emocional y social. Piden que se les enseñe, y se les cuide en el proceso, a relacionarse con la gente.

Esto no quita que actualmente estén resolviendo su carencia con métodos machistas de machito triunfador a través de un señor machista y triunfador (dentro de su juego). No lo excusa. Pero sí que abre una puerta a una nueva posibilidad.

¿Y si apareciera alguien que trabaje para darles esto que tanto piden? Alguien que enseñara sobre emociones y relaciones a los hombres, pero de forma no machista, sino desde otra parte: alguien que tratara las inseguridades como normales, y no como signo de “marica”, y el aprendizaje como un proceso de amor, y no de jerarquía.

¿Quién puede dar esto? ¿Quién puede satisfacer esta demanda popular de miles de hombres que sólo encuentran la solución en un machismo basado en la cultura de la violación?

Tacháaaaan: el feminismo.

Sobre Júlia Margaria i Garcia

Estoy aprendiendo tanto y rápido que no me da tiempo a reflexionar quién soy que ya he cambiado. No bromeo. Algún día llegará la calma.

7 thoughts on “¿Qué buscan los hombres en los gurús de la seducción?

  1. Gracias por tu post. Me gustaría añadir algo más a la reflexión. El concepto de ligar con un algo, véase ligar con hombres o ligar con mujeres, es un concepto fraudulento. Presupone la homogeneidad de ese algo: a los hombres se los liga así, a las mujeres se las liga asá y ¿porqué? pues porqué los hombres son así y las mujeres asá. Uf menos al que han venido a decirme cómo soy, no lo tenía yo muy claro.

    Por lo tanto estoy estoy de acuerdo con tu conclusión, el feminismo si puede ayudar a ligar, en concreto a ligar a partir de una idea revolucianaria: que las mujeres son personas y que son diferentes entre sí.

  2. En la cultura angloparlante, afortunadamente, los hombres de diferentes orientaciones tienen modelos a seguir que promocionan modelos saludables de relaciones no necesariamente monógamas y no necesariamente heterosexuales como Dan Savage (que acuñó el término del amante GGG, Good Giving and Game) y el Dr. Nerdlove (Harris O’ Malley), si bien el último va sobre todo orientado a hombres cis heterosexuales ya que al ser él uno afirma carecer de la perspectiva adecuada para entrar en detalles al respecto.

    La sociedad, pese a haberse modernizado en muchos aspectos, en el de los de las relaciones tiende a estar muy limitado. O eres un ligón “natural” y atractivo desde el primer momento, o eres automáticamente un perdedor destinado a tener como única compañía por las noches una manta y tus abundantes lágrimas cuando te das cuenta de lo solo que estás. Y, repentinamente, aparece un garrulo como Álvaro Reyes (nombre real Joaquín nosequé) y te ofrece un método que va a cambiar tu vida y convertirte en un hombre de éxito.

    Y, lo malo es que funcionan hasta cierto punto. Todos los usuarios de los métodos de seducción que aparecieron adquieren un sentido del estilo, confianza en sí mismos aparentes y en definitiva, dejan de ser deshonestos y a expresar claramente sus intenciones y eso funciona. El problema es que la mayor parte de las veces, estas personas no buscan placer en el sexo sino solución a sus problemas generalmente de autoestima. Estos métodos deshumanizan a las mujeres, convirtiéndolas no en personas con las que compartir una experiencia, en tu compañera de crímenes sino en guardianas del sexo, en porteras a las que engañar, coaccionar, lisonjar para obtener lo que uno desea.

    El problema es que lo que estas personas no quieren es sexo. Es autoestima. Y ninguna cantidad, ningún número de mujeres con las que te acuestes van a llenar el vacío que tienes en tu cabeza por las noches, ni hacerte más feliz. Ese es tu trabajo.

    Y ahí es donde entran las figuras anteriormente mencionadas. En palabras del Dr. Nerdlove, el querer sexo no ha de ser negativo. La idea es ser un hombre capaz de conocer y ser atractivo sin ideas tóxicas y sexistas, tratando a la mujer como una compañera en búsqueda del placer y diversión mutuas, aceptando que ellas también quieren sexo. Que el ser un hombre de valor no depende de tu trabajo, de tu casa, del dinero, sino de la actitud que traigas y de lo que seas capaz de hacer disfrutar a la persona que tienes delante. Que, el único método que realmente funciona a largo plazo es cambiar por dentro las actitudes, pensamientos y creencias negativas que tenemos dentro, que no hay nada más interesante que una persona interesada, que el único consentimiento válido para la actividad sexual es el “JODER SÍ QUÉ HACES YA ESTÁS TARDANDO” no el “no, no, no, va sí” y fundamentalmente que nadie te debe nada.

    Lástima que todo esto esté en inglés y por tanto sea inaccesible a la mayor parte de la población hispanoparlante y estos garrulos no.

    1. Sí y no. De acuerdo en que hay otros modelos que pueden ser mejores, de los que hablas sé solo lo que acabo de encontrar el google al respecto tras leer tu comentario. Igualmente, me parece que la causa de todo este movimiento está enraízado en la sociedad machista, por lo que, quizá, más que leer textos en inglés (que no se es menos garrulo por no leerlos, que hay mucho escrito en muchas lenguas, ni por no entenderlos, que el no saber inglés no da mini puntos de garrulismo), habría que hacer una revisión de los valores de fondo que lo provocan. Ahí me refería a la necesidad del feminismo. Saludos 🙂

  3. Hola.

    La peça és interessant, però crec que l’enfocament sigui no pròpiament correcte.

    El que es busca no és lligar, sinó follar (gratuïtament). Ara, en la lectura de les relacions, el primer és la clau per la segona.

    La necessitat no és lligar per relacionar-se amb alguna persona, sinó, desenvolupar tècniques per poder tenir una relació, possiblement i principalment sexual, amb una noia el més atractiu possible. Per què?

    1) en la cosificació de la dona, poder-se permetre relacions amb una persona “molt guapa” és un posicionament en la jerarquia social interseccional de normalització-classe-raça.

    2) tenir moltes relacions sexuals és un desig impulsat per la societat que ve reproduït pels subjectes mateixos. Això també conflueix en la competència entre homes juntament amb la “guapura”, la classe, la raça, etc etc.

     

    Doncs no és tant el fet de relacionar-se, sinó el fet de fer servir persones com objectes.

    Si, és cert que es fa per suplir necessitats lligades a l’autoestima i les problemàtiques relacionals, però no hi ha la voluntat de treballar en això.

    En llibre com “el metodo” es parla de “graus”, de números, per quantificar. Qui participa al “game” (Day game o night game) ho considera sempre com una dinàmica més de desafiament que de real voluntat de relació, d’un sol ús, que al final és cosificació total, amb la intenció de tenir un rang superior. Formar rangs i pujar o baixar dins de l’estructura de domini, al final, és reforçar l’estructura patriarcal mateixa.

Deja un comentario